La Pajarita: Conoce su historia

Si últimamente has acudido a cualquier boda o evento importante, también quizás hayas visto por tv alguna alfombra roja del mundo del espectáculo; te habrás dado cuenta que la pajarita está nuevamente de moda y ya se ha convertido en un icono de la elegancia masculina.

¿Sabes de donde viene este peculiar complemento? Miramos al pasado buscando los  orígenes de la pajarita para hombre, haciendo un pequeño homenaje a este complemento con tanta personalidad, y recordando el largo camino que ha recorrido hasta llegar a nuestros días. Te invitamos a que leas la historia y algunas curiosidades que aquí te tenemos de la pajarita o corbata.

¿Es la pajarita parte de la historia en la moda?

Tiene diferentes nombres según la región o el país: Corbata de lazo, humita, corbatín, moño o simplemente pajarita; También conocida como corbata o bow tie, este complemento es, en el vestir masculino, un punto de inflexión.

Su nombre se debe a que la manera del cuello de las camisas de esmoquin recuerdan, con sus ángulos cara afuera, a unas alas de pájaro. La corbata de lazo o corbata de moño, es un accesorio de moda masculino y femenino, habitualmente usado con vestimenta formal, con  esmoquin o frac. Consiste en una cinta de tela atada alrededor del cuello, de manera simétrica, que los extremos opuestos forman dos lazos.

Origen de la pajarita

Indudablemente,  se ubica en el siglo XVII la aparición de estas dos prendas, entre las filas de los soldados croatas en plena época de las guerras prusianas. Lejos de ser un factor ornamental, una pajarita primitiva era empleada por los croatas, y se empezó a utilizar por funcionalidad.

Este complemento en los uniformes militares de los croatas, tenían como función unir o cerrar la abertura de las camisas, esto se debe al hecho de que no conocían los botones, esta consistía en una delgada bufanda alrededor del cuello.

Era el año mil seiscientos sesenta, cuando el regimiento croata, se pone al servicio del Rey Sol, rey Luis XIV. Debió ser por la presencia de este ejército, que vestido con su lona de lino blanco ajustada al cuello con un nudo, llamó la atención al rey francés de tal modo, que ordenó diseñar para para el uniforme de su ejército unos pañuelos similares.

Desde ese momento, por su nacionalidad croata,  los franceses la llamaron cravat o cravatte, y es entonces cuando se popularizó en Francia que por entonces era líder en la moda mundial, y aun lo sigue siendo.

Las clases altas acogieron a la pajarita de una forma entusiasta, porque la entendían como símbolo de estatus social, y su uso se esparció como la pólvora durante los siglos XVIII y XIX, luego popularizándose lo largo del estallido de la Revolución, por el hecho de que contendientes y revolucionarios se distinguieron por el tono de la corbata.

La fama de este accesorio masculino cruzó h Inglaterra, donde Lord Brummel, dejó patentada la obsesión por ellas y por su forma de atarlas. Tal fue su éxito que un periódico de la época publicó un listado de nudos diferentes y como realizarlos. Para ese entonces también, Aun Balzac escribió un libro sobre el tema L’Art de se mettre la cravatte, traducido al español, el arte de atar la pajarita.

 La explosión de los 50

A partir de ese momento la evolución de este accesoria en cuanto a textura, forma, estampados y colores fue irrefrenable, pasando desde las corbatas de nudo de principios del siglo XIX, hasta las cintas del sombrero de los universitarios del Oxford’s, que desde el año 1.880 cambiaron su uso, y decidieron atárselas al cuello, para distinguirse por pertenecer a esta corporación.

A principios del siglo veinte, estos accesorios ya se fabricaban en toda Europa, pero la visión comercial americana, evolucionó la originaria ”cravatte” transformándola así en la bandanna, un pañuelo con estampados que se enroscaba en el cuello y que se ataba con un nudo.

La reina del estilo

En el transcurso del siglo XX prosiguió su avance con la moda en las Universidades de la Ivy League, con un estilo conocido como preppy, transformando a la pajarita en un complemento imprescindible en la subcultura urbana, y la hizo traspasar de nuevo las fronteras.

En la década de los ochenta salto también al campo femenino, y dando por primera vez, la oportunidad a las mujeres de amoldar la pajarita a su vestimenta.

pajarita-madera

Los momentos difíciles

No todo han sido color de rosa en la vida de las pajaritas, y el último cambio de siglo así demuestra lo difícil, ya que a lo largo de algunas décadas, sobre todo las últimas del siglo, por relacionarse la pajarita con un uso exclusivo con una vestimenta tradicional de la noche, como lo es el esmoquin, para ese entonces fueron perdieron presencia en la moda masculina.

Las pajaritas en esta carrera por los siglos han tenido muchos cambios, subiendo o cayendo por las tendencias de moda. El hecho de que no dejan indiferente a nadie , tal ves por su característica innata. Una de dos, te encanta o la odias.

El Resurgir de la pajarita

Actualmente y como ya se habrá dado cuenta, con el resurgir del estilo preppy y la moda hipster las han regresado de vuelta y con más fuerza que nunca y creemos que vienen para quedarse en los armarios y cuellos de los más actuales y modernos.

Todos los expertos en moda le aseguran a este complemento un futuro muy alentador, así que ya lo sabes, pon una pajarita en tu look lo antes posible.

Pajaritas en la actualidad

Aunque la corbata se ha vuelto en la actualidad la más popular en la sociedad siendo utilizada en funciones formales, escuelas, entre otras ocasiones, la corbata de lazo o pajarita está haciendo una reaparición en diferentes acontecimientos, formal- ludico tales como cócteles, fiestas de noche y otras.

La pajarita sigue siendo popular entre los hombres de todas las edades. Sigue siendo también mucho más común usar una  pajarita con un esmoquin que usar una corbata; la corbata de lazo era antes el único complemento de cuello indicado para un esmoquin.

pajaritas-hombre

Las corbatas de lazo son consideradas a menudo en la cultura popular como complementos sofisticados, como las que usaba el espía de ficción James Bond. No obstante, también se han sido adoptadas para los trajes de payasos y de strippers masculinos, y estas asociaciones han prestado como consecuencia a las corbatas de lazo una imagen quizás menos seria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s